Coaching

¿Cumplir años?, ¡Una bendición!

Existe la creencia arraigada en nuestra sociedad de que, a medida que vamos cumpliendo años, perdemos atractivo, nos vamos volviendo invisibles y es, cada vez, más difícil encontrar pareja, hacer nuevos amigos e incluso, disfrutar de la vida como cuando éramos más jóvenes. Pues bien, ¿qué pensarías si te dijese que esto no es así?  

¿Vas cumpliendo años y te sientes estupendo/a?, ¡bravo por ti! Y es que, en muchos casos la edad suma. La experiencia, los aprendizajes, el conocimiento que vamos adquiriendo hacen, entre otros, que nos veamos más atractivos a los ojos de los demás, que aumente nuestra autoestima y con ello, que disfrutemos plenamente de la vida. 

La periodista británica Shane Watson (columnista de The Telegraph), acuñó el término Midorexia. Entendiendo como tal, “la creencia de que no sólo se puede ser atractivo siempre, sino que, de hecho, la edad nos convierte en personas todavía más seductoras y sería un crimen no aprovecharnos al máximo de ello antes de que sea demasiado tarde”. 

Cada vez somos más longevos, una persona de 50 años hoy, estudia una carrera, viaja, aprende un idioma nuevo, se va de fiesta, practica deporte, se casa, incluso tiene hijos…Sin embargo, hace 70 años, una persona de la misma edad era considerada una anciana y no tenía otro propósito en la vida que esperar a que le llegase su hora porque ya “no servía para nada más”. 

En una sociedad en la que el mensaje mayoritario sigue siendo que cumplir años es como una enfermedad y más si eres mujer, en ese caso, son anuncios de compresas para las pérdidas de orina, productos para la menopausia o cremas faciales para “pieles maduras” anunciadas por niñas de 15 años, seamos reaccionarios y ¡plantémonos! 

Con los años ganamos sentido del humor, apreciamos más una risa, nos volvemos más pacientes, respetuosos y comprensivos. Más empáticos, disfrutamos compartiendo tiempo de calidad con los demás, más agradecidos a la vida, más educados, damos más importancia a saber escuchar, ganamos en inteligencia, cultura, en capacidad de razonar (algo que enriquece cualquier relación). No habrá nada que se nos resista si, además, nos comprometernos con el cuidado de nuestra salud y nuestro físico vigilando nuestra alimentación.  

No olvides que el mundo sigue girando, ¿por qué dejar de girar con él? 

 

 

Responder